Más farolas, menos estrellas


Tenemos una nueva farola en el pueblo. Su intensidad es tal que los usuarios potenciales van a tener que jugar a las cartas con gafas de sol. Otra luminaria que pierde parte de su energía en iluminar el cielo disminuyendo nuestra capacidad de ver las estrellas.
No hace falta retirar el alumbrado público sino disponer las luces de forma que sirvan para su propósito que no es otro sino permitirnos circular por las calles. Algunos particulares deberían reconfigurar su alumbrado externo para hacerlo más amistoso.
La foto se realizó desde lo alto del monte donde los chaparros se encuentran iluminados. Como ejercicio intenta descubrir la fachada de la iglesia de Alcolea del Pinar.

Puedes ver un ejemplo de pueblo bien iluminado en este informe sobre Camporredondo de Alba (Palencia) realizado por Fernando Cabrerizo.